ANUNCIO NUEVO DOMINGO SAVIO

ENTREVISTA JORGE M. JAUREGUI

INAUGURACIÓN TELEFÉRICO SD

EL RESCATE DE DOMINGO SAVIO

Maravillosa Respuesta al Pueblo Dominicano

30 de Octubre, 2019 - Por Juan Linares - Publicado hace 2 mess

‚ÄúUn nuevo sol se levanta‚ÄĚ
Reflexionando con URBE

Quiero compartir, desde mi visi√≥n y desde mi experiencia, algunos enfoques y planteamientos sobre URBE. Lo quiero hacer en ‚Äúel ahora‚ÄĚ de este camino, sabiendo que hasta ahora han conducido este barco con pasi√≥n, profesionalidad e integralidad.

Al lugar al que quiero dirigir mi mensaje, es al corazón donde se generan los comportamientos, habiendo pasado antes por la mente como algo razonable, pero el lugar final quiero que sea el interior de cada persona y de los equipos.

Comencemos esta reflexi√≥n yendo al nacimiento de URBE. Por eso que nos preguntemos, ¬Ņpor qu√© nace URBE?, ¬Ņpara qu√© nace URBE?, y ¬Ņqu√© significa este nombre?

URBE nace como consecuencia de una serie de realidades en las que una importante población dominicana grita pidiendo salvación porque vive en situaciones de extrema pobreza y de grandes peligros. Y URBE nace porque este grito es escuchado y se ponen manos a la obra.

Para dar respuesta a estos gritos se constituye un barco llamado URBE y se le encomienda preparar un plan y dar respuesta a la ‚Äúgente‚ÄĚ que padece estas situaciones, mediante un muy oportuno proyecto.

El nombre que se pone a este barco nos indica cuál es su identidad: ser un modelo integral de intervención territorial: urbano, social y ambiental, convirtiéndose así en Unidad ejecutiva para la Readecuación de la Barquita y Entornos: URBE.

Esta es la identidad original de esta institución. Como este nombre no se ha cambiado, considero que su identidad sigue siendo la misma, solo que ahora proyectada en el momento presente y, como toda institución viva, debe haber crecido y recreado.

Ya se ha hecho un largo y muy buen camino. En este camino se van concluyendo etapas exitosas que indican la calidad de la praxis realizada.

Cada persona del equipo URBE, es responsable de este camino en el presente, tanto en su realización actual como en sus perspectivas que, aunque conlleva siempre una parte de incertidumbre hacia el futuro, requiere mantener la ilusión.

Nuestra responsabilidad es llevar este barco a buen puerto y hay que hacerlo con pasión, con profesionalidad e integralidad, algo que hasta el momento está demostrado que ha sido así y ahora hay que continuar.

Ante todo esto es bueno preguntarse en este momento, ¬ŅCu√°les son los objetivos? Hay tres palabras que nos pueden ayudar a la respuesta que podemos dar:

Todo ser que se mueve necesita combustible. Es preciso llenarnos para tener esa energía que es fuerza, es ilusión, es generosidad, es tener ganas…, TENER PERSPECTIVAS, es decir trazarnos metas y saber por dónde y hacia donde se debe caminar.

Estos proyectos tienen una parte que exige ser so√Īador, tener buenos y altos ideales, ser responsable y ser capaces de ASUMIR los RETOS, las nuevas metas a alcanzar y las presentes situaciones que nos desaf√≠an.

Cada persona y cada uno de los equipos ha de tomar conciencia del momento actual y asumir la responsabilidad ante la próxima etapa que se presenta, creyendo que los objetivos propuestos son alcanzables y muy nobles.

Ciertamente, es muy importante situar Los Proyectos con el contenido que le son propios y en el lugar que les corresponde, pues fuera de ese lugar se presta a que podamos desarrollar comportamientos no acertados. Estamos fundamentalmente dentro de Proyectos Humano y, por tanto, Proyectos Sociales y de VIDA. El ser humano y la vida humana son el objetivo fundamental de estos proyectos.

Se esta están haciendo realidad algo de lo que todo el Pueblo Dominicano debe sentirse orgulloso y, consecuentemente, URBE debe sentirse feliz de que lo que esta haciendo. Se trata de dar calidad de vida a los más pobres, a los más necesitados, pertenecientes a unos barrios concretos de nuestra Capital de Santo Domingo. Si yo tuviese que dar una categoría a los proyectos encomendados a URBE los colocaría en la categoría de "lo sublime".

Cuando pronunciamos la palabra VIDA, nos situamos ante un terreno sagrado y, por lo tanto, divino. La Vida es el valor supremo de la Persona y de la Humanidad. Es el valor que est√° por encima de todos los dem√°s valores. Los proyectos de URBE tienen por finalidad dar calidad de VIDA a nuestra gente. Esto ha de ser el punto de partida y en la plataforma sobre la que hay que situarse para caminar.

Es por esto que estos Proyectos hay que ponerlo, de una manera muy particular, no en manos de pol√≠ticos, economistas, religiosos, negociantes, etc., sino en manos de "sabios", en las manos de aquellos que saben conducir todo con una sola finalidad "dar vida y ense√Īar a saber vivir bien a nuestro Pueblo", hacer que la vida tenga la mejor calidad posible.

Siempre lo he dicho, los edificios, las calles, la luz, el agua, los desplazamientos…, los teleféricos, todo eso no es otra cosa que unos medios para que el ser humano viva mejor, disfrute de la vida, sepa convivir y sea feliz.

Es por esto que siempre creí que los Proyectos de Urbe, comenzando por la Nueva Barquita y siguiendo por el Nuevo Domingo Savio y todos los demás, como los teleféricos, necesitan una filosofía, una espiritualidad que sea como la sangre que corre por sus venas y que es como el motor que lo impulsa todo. Los nombres que van poniendo a cada una de estas realizaciones que ustedes consiguen, les asignan el adjetivo NUEVO, y para que haya novedad necesitan renovación y creatividad, y ustedes, por tanto, han de ser artistas.

Las dimensiones de estos proyectos nos desbordan, nos transcienden. Porque el ser humano, tiene como constitutivo de su ser, el ser inmanente, siendo concreto y limitado, pero que puede proyectarse en forma transcendente, expresado sobre todo no en sus teorías sino en sus comportamientos. El comportamiento, la conducta, las realizaciones de URBE y de cada uno de sus miembros es el indicador de la calidad de estos Proyectos.

La calidad de Vida se consigue desde la Transcendencia pues de ahí podemos recibir la energía necesaria, la fuerza interior, para que nuestras conductas y nuestras acciones sean capaces de hacer realidad el "Lo Nuevo" que no solamente cambia las cosas sino que las transforma y las recrea.

Resalto aqu√≠ el elemento que une en nosotros la inmanencia y la trascendencia. Ese elemento, que antes ya he se√Īalado, es la conducta, el comportamiento, lo que, en definitiva, es la manifestaci√≥n de nuestra persona (qui√©nes somos no lo manifestamos con nuestras palabras sino con nuestras conductas). Aparece aqu√≠ el comportamiento en sentido √©tico. Cuando nuestro comportamiento es √©tico, nosotros somos buenos.

La √©tica es la garant√≠a de que nuestro obrar es el correcto y de que nuestras relaciones con los dem√°s son positivas y enriquecedoras. El comportamiento √©tico no permite el enga√Īo, la hipocres√≠a, el aprovecharse para sacar beneficio, el robo, la vagancia, etc. El comportamiento √©tico nos pone en la plataforma de lo que tenemos que hacer y de c√≥mo lo tenemos que hacer.

Consecuentemente, si URBE se caracteriza por su comportamiento ético, URBE se convierte en una institución LEAL. La lealtad es la primera y más hermosa cualidad que una institución y cada una de las personas que la componen deben poseer. Por eso, todos nuestros planteamientos tienen que proceder de personas leales.

Pero, también hay que tener en cuenta que toda obra que va encaminada a que la vida y a que el bien sea de todos, encontrará una serie de dificultades y de problemas, porque también hay personas e instituciones que lo que buscan es, sobre todo, no el bien de los demás sino sus intereses particulares, su propio bien y por eso son especialistas en poner zancadillas y en crear confusión.

Y es que todas nuestras realidades est√°n llenas de luces y de sombras. Es por esto que necesitamos instituciones de mucha calidad.

Recuerdo, que en el Proyecto la Nueva Barquita, veíamos la necesidad de que todos: dirigentes, equipos gestores, arquitectos, sociólogos, economistas, educadores y la Gente de la Barquita tuviera un "Mismo Espíritu" con unos mismos valores, un mismo lenguaje, dando participación a todos y todos sintieran que ese proyecto era "suyo", "nuestro". Considero que, por eso, la experiencia fue satisfactoria.

Los proyectos actuales son un nuevos retos, más difícil, con una magnitud mayor. Son muchas las personas a las que queremos beneficiar, es mucha la inversión humana y económica que esto supone y, consecuentemente, es mucha la responsabilidad que hay en nuestras manos.

Que las dificultades no desaminen, más bien todo lo contrario. El que haya dificultades y problemas es normal en la vida y hay que superarlos. Cuando nos dejamos vencer por los problemas hemos fracasado. La resolución de problemas es un buen indicador de la fortaleza de quien los enfrenta y de la importancia que tienen nuestras acciones.

Perm√≠tanme un testimonio. Yo muchas veces me asom√© desde la Avenida Francisco del Rosario S√°nchez a contemplar la realidad de esos barrios, pues por ah√≠ viv√≠an muchos de nuestros ni√Īos del "Proyecto Canillitas con Don Bosco". Yo mismo muchas veces baj√© y camin√© por esos callejones entre casas de cinc y cartones y siempre so√Ī√© con ver transformados esos maravillosos lugares en espacios limpios y organizados con ni√Īos felices corriendo y jugando en hermosos parques, yendo a la escuela y viviendo en mejores casas. Les animo, con todo mi coraz√≥n, a que un d√≠a este sue√Īo lo pueda ver como una espectacular realidad y son ustedes los que pueden hacerlo realidad.

Les digo que para que sean capaces de hacer eso realidad hace falta que cada uno y nuestros equipos tengamos una fuerte espiritualidad interior y colectiva. Hemos de creer que la encomienda que hemos asumido es sagrada y que es una misión que exige mucha generosidad. Yo creo que ustedes pueden hacer realidad el Nuevo Domingo Savio y el Teleférico, y cada uno de los proyectos que tienen encomendados.

Domingo Savio fue un muchacho de Tur√≠n, fue un ni√Īo pobre que fue a la obra, al Oratorio que hab√≠a fundado Don Bosco, donde viv√≠an cientos de ni√Īos muy pobres de aquella ciudad italiana. Este muchacho muri√≥ a los 15 a√Īos y en su corta edad se convirti√≥ en un l√≠der de sus compa√Īeros, para que dejando malas conductas y vicios adquirimos, a trav√©s del estudio y de la formaci√≥n, se convirtieran en hombres de bien, en "buenos cristianos y honestos ciudadanos", es una frase muy famosa de San Juan Bosco que resume el fin de su pedagog√≠a. Y Lo logr√≥ y este muchacho es en el mundo modelo para la juventud y por eso es conocido como Santo Domingo Savio.

Les pido que piensen en el futuro de la Rep√ļblica Dominicana y dense cuenta que podemos contribuir a hacer una naci√≥n de la que nos sintamos orgullosos. Son estos proyectos los que pueden hacer una Rep√ļblica Dominicana de la que todos nos sintamos orgullosos.

El "desarrollo" debe ser de todos y para todos.

Es muy importante que el final de una etapa, de un proyecto se alcance y se realice con la calidad que requiere. Hay que terminar bien. Adem√°s, lo √ļltimo siempre es lo que nos queda como recuerdo.

No olviden lo que he compartido con ustedes, ténganlo en cuenta y desde esta perspectiva analicen la situación en que se encuentran y busquen y tracen los caminos mejores para que los Proyectos de URBE se hagan realidad con calidad.

Nuevamente mi agradecimiento por hacerme parte de URBE y por haber hecho posible que hoy esté aquí con ustedes.

Juan LINARES
Santo Domingo, R. D., 20 de septiembre de 2019

Artículo Anterior:

COMISIÓN PARA LA READECUACIÓN DE LA BARQUITA Y ENTORNOS (URBE). 2012-2018 SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA